Noticias El coronavirus también golpea al "ladrillo"


Publicado el 24 de marzo de 2020 (El Mundo) por ZAV



Los expertos prevén que el mercado se paralice durante unos meses en los cuales se reducirá la demanda

La expansión del coronavirus es directamente proporcional a la parálisis de la actividad económica en todos los sectores, incluido el inmobiliario, que en los últimos años ha luchado por recuperar parte del terreno perdido tras el estallido de la burbuja del ladrillo de 2008. Será a partir de abril y durante el mes de mayo cuando los principales indicadores empiecen a mostrar el alcance de este nuevo revés al mercado, ya que será en ese periodo cuando confluya el aplazamiento de las decisiones de compra con el frenazo en la tramitación de las operaciones hipotecarias. El miedo a perder el empleo provocará una incertidumbre y un pánico que, a la larga, retrasará las decisiones de los particulares que se estuvieran planteando comprar una propiedad en estos momentos. Si a eso se añade una contracción del crédito, el resultado afectará las compras, que se reducirán.

Según las previsiones de la Agencia Negociadora, empresa fintech dedicada a la intermediación hipotecaria, la caída en la firma de nuevas operaciones hipotecarias rondará el 60% en abril y mayo respecto a los mismos meses del año anterior.

Los analistas pronostican que habrá una crisis de demanda y de oferta que, según coinciden, no será aguda pero sí suficiente como para afectar a las previsiones anteriores, que ya apuntaban a una ralentización en el mercado en 2020.

También afectará a los precios, aunque su impacto será más evidente en el medio plazo. Ferran Font, jefe de Estudios del portal inmobiliario Pisos.com, abunda en esta línea. "Cuanto más dure la situación de excepción, más se debilitará la demanda, a la par que aumentará el deseo de venta de la oferta, por lo que la adaptación de los precios a una nueva situación será de mayor calado", afirma. Otro punto en el que coinciden los expertos consultados es que, pese al parón, el mercado tiene margen y capacidad para recuperarse. "Se observará un cúmulo de la oferta y la demanda durante meses hasta volver a recuperar el nivel de actividad normal, que inicialmente llegará en septiembre", apunta Guillermo Llibre, consejero delegado de la empresa inmobiliaria Housell.

Para Luis Javaloyes, consejero delegado de Agencia Negociadora, "el tsunami tendrá un impacto negativo, pero será acotado en el tiempo".

No será, por tanto, parecido a lo que ocurrió en 2008. A diferencia de entonces, "estamos viviendo una situación coyuntural y este hecho, junto con las medidas que están tomando las administraciones y los bancos centrales, hacen prever que la caída no va a ser como la de la burbuja inmobiliaria", señala Ferran Font.