Noticias El precio de la vivienda toca techo en Aragón y comienza a descender


Publicado el 4 de abril de 2020 (El Periódico) por ZAV



Los pisos usados registran una caída del 1,7% en el primer. Zaragoza fue la provincia donde más bajó, el 1,6%, mientras que en Huesca aumentó el 2,3%

El mercado inmobiliario comienza a mostrar síntomas de debilidad en Aragón. La inercia positiva con la que cerró el sector el 2019 pierde fuelle conforme avanza el año y prácticamente se diluyó durante el primer trimestre. Así lo refleja el índice inmobiliario de Fotocasa, que señala que el precio de la vivienda de segunda mano en Aragón cayó un 1% respecto al trimestre anterior. El descenso fue todavía mayor en relación al año anterior, de un 1,7%. De esta forma, el coste de adquirir un piso en la comunidad se situó en los 1.561 euros por metro cuadrado. La cifra se encuentra un 15% por debajo de lo que marca la media española, donde una vivienda costaba en marzo 1.844 euros por metro cuadrado, según la inmobiliaria Fotocasa.

De esta forma, el mercado comienza a reflejar las primeras caídas de precios de los inmuebles, justo en el momento en el que la crisis del coronavirus parece que asestará el golpe definitivo a un sector que comenzaba a recuperar el pulso tras muchos años de crisis, de la que salió a partir del 2014. En dos de las tres provincias analizadas por la agencia inmobiliaria se registraron descensos en el precio de los pisos durante el primer trimestre del 2020. La provincia de Zaragoza bajó un 1,6% y Teruel lo hizo un 1,1%.

Mientras, la provincia de Huesca se resiste a sucumbir y marcó un incremento de los precios del 2,3%. En cuanto al coste de las viviendas por provincias, la que registró el precio más elevado sigue siendo Zaragoza con 1.623 euros por metro cuadrado, seguida de Huesca con 1.451 euros y Teruel con 1.162.

En general, «el 2020 va a ser un año de contención de precios, propio de la estabilización que llevamos meses registrando», señalan desde Fotocasa. El análisis, no obstante, no considera el efecto de la crisis del coronavirus en el sector inmobiliario y la paralización de operaciones que ya se ha producido en el mes de abril y puede extenderse a mayo.