Noticias Si se debelita la demanda, los promotores tienen margen para bajar precios


Publicado el 2 de septiembre de 2020 (El confidencial) por ZAV



Ante un debilitamiento de la demanda, tendrían margen para reactivarla bajando precios, debido a que los suelos de sus carteras están a costes muy bajos y sin deuda

"Ante un debilitamiento de la demanda, los promotores tendrían margen para reactivarla bajando precios, debido a que los suelos de sus carteras están a costes muy bajos y sin deuda, por lo que una bajada de precios afectaría a su rentabilidad pero no crearía problemas de insolvencia. Actualmente, ni el precio al que se adquirieron los suelos ni el exceso de apalancamiento sitúan a los promotores en situación crítica".

Así se desprende del informe elaborado por Bankia sobre la situación del mercado de la vivienda en España, fechado en agosto, que reconoce cómo el confinamiento impuesto para el control de la pandemia ha afectado negativamente a la actividad del mercado de la vivienda, produciéndose una intensa caída de las transacciones.

Una bajada de precios de la obra nueva afectaría a la rentabilidad de los promotores, pero no crearía problemas de insolvencia

Desde la entidad, consideran que el deterioro del mercado laboral y el clima de incertidumbre afectarán negativamente en el corto plazo a la demanda de vivienda, especialmente entre la población más joven y demandante de primera vivienda. No obstante, por el momento, Bankia destaca el creciente interés por la compra de una vivienda, si bien la situación de incertidumbre puede producir que se pospongan decisiones de inversión.

Aunque, desde que estalló la crisis, el conjunto del sector inmobiliario coincide en que el segmento de la vivienda usada sufrirá más que la obra nueva la consultora CBRE avanzó que son varias las promotoras que han decidido retrasar el lanzamiento de las promociones previstas en el segundo semestre, mientras se evalúa el impacto de la crisis sobre la capacidad de compra de la demanda.

El pasado mes de junio, CBRE estimaba que el ajuste en obra nueva sería entre el 2% y el 4%, mientras que en el caso de la vivienda de segunda mano, espera una caída más pronunciada, en torno al 6-7%, con diferencias por regiones. La bajada de precios por parte del promotor, no obstante, tendrá que esperar.

Desde Bankia observan, asimismo, que los proyectos están siendo de menor tamaño de lo previsto inicialmente, al tiempo que se están 'faseando' las promociones "para tantear cómo va la demanda, y no asumir excesivos riesgos". Una estrategia que permitirá, según la entidad, ajustar la producción al ritmo de la demanda real, reduciendo el riesgo de sobreoferta en caso de producirse una fuerte caída de la demanda.

En su informe recuerda cómo la situación financiera del sector promotor es "mucho mejor que en 2008" y "el punto de partida para afrontar esta crisis es más sólido", como se puede apreciar en el gráfico superior. De ahí que, según Bankia, llegado el caso, los promotores tendrían margen para bajar precios sin comprometer su solvencia, aunque renunciando a la rentabilidad.