Noticias Vivienda de obra nueva o de segunda mano: la brecha se reduce por el impacto del coronavirus


Publicado el 15 de septiembre de 2020 (El mundo) por ZAV



Los propietarios de la segunda mano se resisten a bajar los precios hasta que la recuperación avance. Eso frena la decisión de los compradores y mantiene los precios invariables

El fin del confinamiento trajo consigo la reactivación de la compraventa de viviendas, a pesar de que la caída interanual del 32,4% que recoge el INE en julio pueda hacer pensar lo contrario. Es cierto que se trata del quinto mes consecutivo a la baja, pero si se compara con el anterior, las operaciones repuntaron un 20%. El dato deja, además, otra conclusión llamativa: el avance de la obra nueva frente a la segunda mano. La clave, como casi siempre, está en el precio.

Del total de las 32.654 compraventas que se hicieron en julio, el 20,7% correspondía a viviendas de nueva construcción y el 79,3% a usadas. La obra nueva superó el simbólico nivel del 20% en la serie que recoge el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los expertos explican que los dueños de la segunda mano prefieren aguantar hasta que la situación se normalice, en lugar de vender sus viviendas a un precio por debajo del mercado. Por ahora, los vendedores pueden aguantar la tensión confiando en que la recuperación devuelva pronto la normalidad al mercado. Sin embargo, la incertidumbre económica y el previsible aumento del paro reducirán el número de potenciales clientes y será entonces cuando los propietarios accedan a negociar. "Eso se traducirá en bajadas de precios", comentan fuentes del sector.

Paralelamente, la obra nueva ha ido ganado atractivo en estos últimos meses. El confinamiento y el teletrabajo han hecho que muchas personas se replanteen su lugar de residencia. "La demanda valora hoy más que nunca cualidades que ofrece la oferta de obra nueva, como la ubicación en las afueras de las ciudades, los espacios abiertos, las estancias para el teletrabajo o los sistemas eficiencia energética. Tras pasar más de tres meses en casa, se han dado cuenta de que su vivienda es mucho más que un lugar de paso y tiene que ser más confortable", explica David Martínez, CEO de la promotora Aedas Homes.

Según su experiencia en estos últimos meses, se están vendiendo viviendas más grandes y con espacios exteriores, especialmente unifamiliares, áticos, bajos con jardín y pisos en altura con amplias terrazas.

La compañía ha constatado durante el verano los efectos de ese aumento de la demanda. Esta creció, fundamentalmente, en las promociones situadas en las afueras de las grandes ciudades y en los proyectos de viviendas unifamiliares. A nivel geográfico, "el crecimiento se ha notado especialmente en Madrid -municipios limítrofes de la periferia- y en Levante -sobre todo, en Alicante (Costa Blanca)-", añade Martínez.

Otra de las promotoras de referencia en el mercado, Neinor Homes, avala también ese mejor comportamiento de la obra nueva. "En los seis primeros meses del año hemos alcanzado unas preventas de 686 unidades (un volumen similar al del primer semestre de 2019) y la tendencia durante julio y agosto ha seguido siendo buena", asegura Mario Lapiedra, director general Inmobiliario de la firma.

Lapiedra también pone de relieve que las características y las calidades de la obra nueva están jugando a favor de ese avance de las nuevas promociones. "El resultado es una mayor valoración si cabe de la luz, las zonas comunes abiertas y una ponderación distinta de la relación entre localización y precio. En definitiva, la demanda ha reforzado parámetros que nuestro producto de obra nueva ofrece frente a la segunda mano tradicional", apunta.