Noticias El aluvión de capital que mira al inmobiliario no llegará hasta finales de año o principios de 2022


Publicado el 4 de febrero de 2021 (El Economista) por ZAV



Se prevé un crecimiento de la inversión en torno al 15% en 2021. En el residencial se espera un aumento de la inversión del 52%

El sector inmobiliario sigue despertando un enorme apetito pese a la crisis. Desde JLL aseguran que nunca antes había habido tanto capital disponible para invertir en ladrillo como ahora. Si bien, no será hasta finales de este año o principios del siguiente cuando este dinero empiece a materializarse en el sector mediante transacciones, tal y como lo explica Sergio Fernandes, director de Inversiones de JLL en España.

Pero ¿por qué no se están cerrando operaciones?

"Los inversores que buscan rentabilidad sin riesgo, y el capital que está dispuesto a asumir más riesgo busca activos a un precio que el mercado todavía no está ofreciendo.

A pesar de esta situación, el sector inmobiliario será capaz de generar operaciones este año que llevarán a la inversión a crecer alrededor de un 15% en 2021, según las estimaciones de JLL, que calculan que el pasado ejercicio se rondó por los 8.000 millones de euros, sin tener en cuenta operaciones corporativas.

Este aumento de la inversión, no estaría reflejando sin embargo el exceso de liquidez que sobrevuela el mercado inmobiliario en España pero “seguimos siendo optimistas y creemos que después del verano se retomará una buena dinámica de actividad. Si bien, desde que se registre esa nueva dinámica a partir de agosto o septiembre tendrán que pasar unos cuatro meses hasta que veamos su impacto. De este modo veremos los primeros frutos positivos a finales de año o principios de 2022", detalla el director de Inversiones de JLL.

Según las estimaciones de la consultora, este año los mercados que atraerán un mayor volumen de inversión serán el del alquiler, mediante operaciones de Build to Rent, así como los supermercados y las oficinas. Eel sector residencial espera un aumento de la inversión del 52% este año, que se acumularía al crecimiento del 22% que registró en 2020. Esto le llevaría a acaparar el 33% del total de la inversión del ejercicio, frente al 25% que representó el pasado año.

La apuesta por el residencial es muy elevada a pesar de que el sector se encuentra en el punto de mira del Gobierno, que está preparando una nueva Ley de Vivienda que llega cargada de polémica por la futura limitación de los precios y otras propuestas que llegan desde Podemos, como que los grandes tenedores tengan la obligación de destinar el 30% de su cartera al alquiler social.

Respecto a la intervención de los precios, Fernandes asegura que "aunque se trate de algo novedoso en España, para los grandes fondos no es así, ya que en otros países en los que ellos operan ya se han aprobado hace años regulaciones en esta línea. Por tanto, el problema en este sentido no es la norma en si, si no la incertidumbre que se está generando hasta su aprobación". Las oficinas también aumentarán su presencia pasando del 22% al 24%, con un aumento de la inversión estimado del 29% a pesar de la incertidumbre que rodea a este segmento, que se ha visto impactado por el crecimiento del teletrabajo.

Según una encuesta realizada por JLL, más del 50% de los usuarios de oficinas va a racionalizar o a cambiar su uso de oficinas de forma constante o acelerada. En cuanto a la calidad de las mismas, también más de un 50% va a aumentarla.

Pese al impacto del Covid y la aceleración del teletrabajo, "no es el fin del uso de las oficinas, ya que estas permiten dar respuesta a la parte de creatividad, socialización o espacio colaborativo". El concepto de espacio de oficina híbrida cada vez suena con más fuerza con la llegada del teletrabajo. El equilibrio entre la oficina tradicional y el teletrabajo "quizá pasa por el mismo espacio con menos densidad, pero mejor calidad y eso es algo que ya estamos viendo".