Noticias Por qué se dispara el precio de la vivienda en Europa en medio de la crisis económica


Publicado el 4 de mayo de 2021 (El Economista) por ZAV



La subida del precio en 2020 duplica la tasa anual media de la última década

El PIB de la zona euro se ha hundido un 6,6% en 2020 y el de España un 10,8%, sin embargo, estos datos contrastan con el fuerte auge de los precios de la vivienda en gran parte de Europa (un 5,1% según la Comisión Europea y subiendo). Se habla de escasez de vivienda y precios disparados en Holanda, Alemania, Dinamarca... Mientras que en España el precio de la vivienda ha comenzado a repuntar tras la 'tensa calma' de 2020. ¿Qué está pasando en esta crisis para que los precios de la vivienda suban mientras que la economía cae?

Según los propios datos de la Comisión Europea (Eurostat), durante la crisis de 2009-2013, los precios de la vivienda en la zona euro cayeron, arrastrados en gran parte por el pinchazo de la burbuja inmobiliaria de países como España o Irlanda. Sin embargo, esta vez la vivienda no solo sube de forma casi generalizada, sino que además lo hace con la mayor intensidad desde 2006. Mathias Pleissner y Reber Acar, analistas de la agencia alemana Scope Ratings añaden que con su base de datos los precios de la vivienda en Europa han subido en 2020 más que en cualquier otro momento de la última década. "Los precios de la vivienda en Europa aumentaron de media un 6,2% en 2020. Esta cifra duplica la tasa anual de la última década y es incluso superior al crecimiento de los últimos cinco años, que fueron muy positivos desde el punto de vista económico", aseguran estos expertos.

Razones que pueden explicar este desacoplamiento entre los precios de la vivienda y la economía real. Por un lado, las políticas de bancos centrales y gobiernos para contrarrestar el golpe de la crisis a través de las ayudas como los erte, las moratorias en las hipotecas... Las familias, en su mayoría, no han tenido que 'malvender' su casa por lo que la oferta de vivienda a la venta no ha crecido.

"Pese a que las perspectivas económicas apuntan a una moderación de las tasas del crecimiento de precios, los tipos de interés tan bajos, la escasez de viviendas por la ralentización de la construcción durante la pandemia, y el hecho de que los compradores de alto patrimonio no hayan visto tan mermados sus ingresos podrían acelerar el crecimiento", apuntan Mathias Pleissner y Reber Acar, de Scope Rating.

Analistas de ING aseguran que "con niveles récord de ahorros, acumulados principalmente por consumidores ricos, y unos tipos de interés bajos, los precios parecen aumentar aún más". Las tasas de ahorro se han disparado en Europa durante la crisis por lo que los hogares han logrado mantener intactas sus rentas y han acumulado grandes cantidades de ahorro, que en parte se han canalizado al mercado inmobiliario en forma de inversión.

"Por lo que respecta a la demanda de vivienda, los tipos de interés en mínimos siguen siendo el principal motor. Asimismo, la pandemia puede haber reforzado la demanda, ya que las personas se sienten más a gusto al poseer una propiedad en épocas de teletrabajo. Por otro lado, el confinamiento y la pandemia han incrementado el valor que las personas otorgan al hogar, que se ha convertido en casa, oficina, lugar de diversión...

Por otro lado, la crisis sí ha tenido impacto en la construcción de nueva vivienda. Con la recesión, la construcción de vivienda nueva ha quedado casi congelada, al menos por un tiempo, lo que restringirá aún más la oferta y presionará al alza los precios. La caída de la actividad económica ha venido acompañada de un alza de los precios de la vivienda, impulsada por una oferta contenida (congelación de la nueva construcción y menor vivienda en venta de segunda mano) y una demanda inversora que busca en la rentabilidad de la vivienda una suerte de refugio a esta era de tipos de interés bajos.