Noticias La vivienda en España: Ni hay burbuja ni va hacia un nuevo 'crash'


Publicado el 29 de octubre de 2022 (El Economista) por ZAV


Se espera una desaceleración en la venta de viviendas, pero será moderada

"Por primera vez en muchos años la situación de España es mucho mejor que la del resto de países de Europa en términos del sector residencial", asegura Antonio de la Fuente, director de corporate finance de la consultora Colliers.

La situación es diferente en otras grandes economías. Los mercados que más preocupan son aquellos en los que la tendencia alcista ya se daba antes de la pandemia.

En Europa, los casos más preocupantes serían Países Bajos, Luxemburgo y Suecia, pues todos los indicadores dan claras señales de sobrecalentamiento.

Un segundo grupo estaría formado por países en los que algunos de los indicadores se encuentran en zonas preocupantes, pero con señales más tranquilizadoras en otros. En este grupo encontramos a Alemania, Portugal y Francia, países en los que la tendencia alcista en los precios es anterior a la pandemia, pero donde los niveles de endeudamiento de los hogares no son preocupantes.

Finalmente, en la parte baja de la tabla encontramos países como España o Italia, en los que no se aprecian, por el momento, señales de sobrevaloración ni desequilibrios excesivos en el mercado inmobiliario.

Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de APCEspaña, recalca que la situación del sector promotor en España es robusta y estable y recuerda que el producto de este año "está ya vendido y el del año que viene lo está en una ratio superior al 80%, por lo que la situación debería extenderse mucho en el tiempo para que pudiera llegar a afectar al sector”.

David Martínez, CEO de AEDAS Homes, asegura que "las perspectivas para el sector inmobiliario son positivas teniendo en cuenta sus sólidos fundamentales: existe una demanda embalsada y solvente, hay una oferta escasa y capacidad limitada de producción, el ahorro de las familias se sitúa en niveles récord y las empresas promotoras registran un bajo nivel de endeudamiento".

Pese a que la situación del sector de la vivienda en España es saludable, especialmente el de la obra nueva, será inevitable que se vea afectado, aunque de forma moderada, por el nuevo en-torno de incertidumbre global y las medidas planteadas por los bancos centrales pero al mismo tiempo, la inflación continúa erosionando los ahorros de los hogares, que ante las perspectivas de desaceleración económica pueden cambiar su intención de compra".

Por su parte, Ricardo Sousa, CEO de Century21, asegura que, en este contexto, "en el año 2023 se estima una caída de las transacciones de vivienda del entorno del 15%, mientras que el precio de las casas lo hará un 0,9%, tendiendo casi a la estabilización". Por su parte, Eduard Amoros, docente de VIU (Universidad Internacional de Valencia), tiene una perspectiva algo más pesimista y recuerda que "la subida de los tipos de interés aplicada por el BCE tiene un efecto directo sobre la subida de las hipotecas, algo que, indudablemente va a generar efectos no positivos para la adquisición de vivienda.

El informe de Caixabank Research desgrana en cifras como se va a materializar esa desaceleración en la actividad comercial del sector residencial. "Hasta la fecha los datos de compraventas siguen siendo muy buenos, pero se espera una ralentización", asegura y destaca que se va a producir por el "desvanecimiento factores temporales (ahorro embalsado, cambio preferencias), por la pérdida poder adquisitivo en los hogares (inflación) y el aumento tipos de interés.